Volver…

 

Ella no quiso volver, sabía que las cosas iban a ser igual pero acabó eliminando el horizonte de su objetivo y deshizo lo andado

El camino que tomó le llevó a un lugar sin indicaciones claras y prefirió dar la vuelta hacia atrás, siguiendo esas migas de pan que la prudencia le hizo ir echando.

Volvió, pero cuando llegó ya no encontró lo que dejó, en esa casa ya no había cortinas blancas ni suelos diáfanos, había hojas secas de los castaños y todo tenía un color amarillento, como el que deja el humo del tabaco cuando se ha fumado compulsivamente. Read more

Bar de carretera

Bar de carretera

 

Empecemos desde el principio, que es como se hacen bien las cosas. Nací a finales de los años 90 en Madrid, mi padre era empresario y mi madre camarera. O más bien eso era lo que ellos me decían, y lo que yo le contaba a mis amigos, puedo pensar que me mintieron, aunque no es del todo cierto, porque un traficante de drogas no deja de ser un empresario y una prostituta también hace las veces de camarera.
A pesar de haber conocido estos hechos a una edad temprana, yo siempre seguí contando a mis amigos que mi padre era empresario, y que mi madre era camarera, y como alguno de ellos dijera lo contrario se las veía con mis puños a la salida del colegio. Por suerte para mí, no era el único en el colegio que tenía unos padres… especiales, y las peleas a la hora de la salida cada vez tenían diferentes luchadores. Con el paso de los años acabé teniendo más afinidad con los otros niños que tenían situaciones similares a la mía, y poco a poco nos convertimos en un grupo de amigos que intentaban imitar las actividades de sus padres. En algunos casos bajo la tutela de estos, en otros por nuestra cuenta. Si mi padre llegase a saber que comencé a vender marihuana en el colegio me habría dado tal guantazo que aún no habría despertado del coma en el que me habría inducido.
Quiero que quede constancia, señor juez, que no quiero con esta redacción meter en líos a nadie, ni que se realice ningún tipo de acusación sobre las personas a las que voy a hacer mención. Simplemente he pensado que la mejor forma de explicar mi situación actual es remontándome al principio del todo, de esta manera quizá puedan comprender por qué tuve que matarle. No pido clemencia, porque no niego que lo hice, pero si consigo hacerles comprender mis razones quizá no cataloguen mi acto como un asesinato.

Read more

Recordando New York

Subiendo las escaleras hacia una luz que ilumina la noche. Después de un viaje muy largo sobrevolando el océano atlántico, esperas tanto el momento de poner los pies en el suelo que cuando por fin los tienes, no lo crees. Caminando por el subterráneo, oyendo el idioma que hablan en las películas, sintiendo el miedo de ser robado en un tren; no lo crees hasta que a paso lento subes unas escaleras con las maletas llenas y tu vista va alcanzado el umbral del suelo, y al superar el último escalón tu mirada descubre, sin que sea a través de una pantalla, la ciudad más maravillosa que existe en este mundo.

Sí, por fin, Nueva York, mis pies están en el asfalto, mis ojos miran hacia arriba sin encontrar el fin de la obra humana, mis pulmones respiran un aire diferente, llegué. Read more

Creative design from the South

Get in touch with us!