Toby

images

 

Sólo quien tiene o ha tenido perro sabe lo que se siente. Mejor dicho, sólo quien ha perdido a su mejor amigo sabe lo que se siente.

Hace poco más de siete años desde que acaricié su pelo por última vez, desde que me dio el último lametón en la mejilla. Y aún sigo recordándole casi a diario. Crecimos juntos, así que en todos y cada uno de los momentos cruciales de mi infancia y adolescencia él estuvo allí. Pero inevitablemente, recuerdo también aquella tarde en la que le subieron a una furgoneta para sacrificarle. La enfermedad no le dio más tregua.

Era mi mejor amigo, él sabía lo que iba a pasar, e igualmente me dio el último lametón demostrándome su amor. La última imagen que tengo de él es moviendo el rabo de felicidad por ir a la calle. Su afición favorita, salir a la calle y oler los culetes de otros perros, daba igual el que fuese, cualquiera que se cruzase en su camino le servía.

Recuerdo aquellas mañanas en las que le daba por desaparecer y nos tenía a todos buscándole desesperados por todo el barrio. Una de aquellas veces, todos salieron a peinar el barrio en su busca, pero yo me quedé en casa, por si aparecía por allí. Al cabo de una hora le vi aparecer en la acera de enfrente, paseando tan tranquilo, cuando un niño de mi colegio le metió una patada y se rió de mi pobre perro perdido, ahora también, herido por aquella patada. Porque no fue una patada cualquiera, le dio con saña. Desde aquel día ese niño se convirtió en mi enemigo mortal. Enemigo con sobrenombre además, pues nunca supe el verdadero y siempre será el niño que le pegó una patada con mala leche a mi pobre perro perdido y asustado. Read more

Náutico

náutico

 

El sol comenzaba a caer en el horizonte, quedaba muy poco para que comenzase a desaparecer tras la fina línea que dibujaba el océano Atlántico, que esa tarde presentaba una calma más característica de un lago.

La niebla había estado presente durante todo el día, y ahora caía como una losa sobre la costa, ya apenas se vislumbraban los techos de las caravanas en el parking.

Pedí en la barra del chiringuito dos botellines de Estrella Galicia y los llevé a nuestra gran toalla, la cual pasó de secar nuestros cuerpos al sol a hacer las veces de manta. A pesar de que el tiempo no acompañaba, todos los allí presentes nos negábamos a abandonar aquella mágica cala. Read more

Juegos

Dentro de doce horas sale mi avión de vuelta a España, pensaba que no volvería hasta dentro de quince días, sin embargo,… tengo que tomar este vuelo improvisado para regresar, regresar a mi casa, pasando por Barajas-Adolfo Suárez, donde ojalá no me espere la prensa,…¿qué me va a esperar la prensa? Nadie querrá entrevistar a un perdedor, a un perdedor en primera ronda. He pisado las instalaciones esta mañana, ni si quiera pude estar presente en la ceremonia de inauguración porque hoy competía, y ahora me encuentro aquí sentado en la cama de mi habitación, mirando hacia mi maleta, la cual ni si quiera deshice ayer.

No concibo cómo sólo duró un instante aquel momento en el que sentí que formaba parte de algo tan importe…y… la pifié.

Me voy sin logros, ya no digo medallas, porque me habría conformado con al menos haber ganado algún partido, con haber rozado las estrellas una vez. Read more

Creative design from the South

Get in touch with us!